322. A fantástica fábrica de Midót…